miércoles, 25 de diciembre de 2013

ejercicios de estilo

.

para despedir el año, queríamos proponerles 
un ejercicio narrativo, sencillo pero efectivo:
elaborar un texto a partir de imágenes encontradas,
usarlas como disparador para trazar una historia
que partiendo de a llegue a b (o viceversa)...








y con esto y un bizcocho...
hasta mañana a las ocho !





sábado, 11 de junio de 2011

palabra de aira...


"no necesito un mapa para perderme...
puedo perderme yo solito..."

ornette coleman


hemos seguido con sumo cuidado y atención la trayectoria literaria de César Aira y también sus declaraciones aledañas al proceso de construcción de un mundo paralelo
ahí van algunas:


"...al terminar resultó que Ema, mi pequeña yo mismo, había creado para mí una pasión nueva, la pasión por la que pueden cambiarse todas las otras como el dinero se cambia por todas las cosas: la Indiferencia. ¿Qué más pedir?"

"Si una obra no puede ser buena, al menos que sea rara..."

"La literatura es el reino de las ilusiones fallidas; si la intención falló hay literatura"

"Los géneros no tienen más función para el escritor, que darle algo concreto que abandonar"

"Lo increíble pasa en las novelas, pero las novelas pasan en la realidad"



"El que ha aprendido a dominar la imperfección puede hacerlo todo, nada le está vedado"

"La gracia y la eficacia del continuo está en crearlo con piezas heterogéneas, incongruentes o por lo menos diferentes. Y en el proceso creativo la única diferencia que cuenta es la de lo viejo y lo nuevo. A mí lo único que me importa al escribir es hacer algo nuevo. No me importa la calidad, ni la profundidad, ni el sentido. Creo haberme liberado de esas supersticiones, y siempre estoy dispuesto a sacrificarlas por la invención de algo nuevo.
Entre lo bueno y lo nuevo, mil veces lo nuevo"



jueves, 27 de enero de 2011

propuesta


No existe pasión más poderosa que la pasión de la pereza.
Samuel Beckett


Debemos a la conjunción de 2 textos muy diferentes la idea que alienta este blog.
El primero de ellos es un escrito científico de Javier Sampedro donde, en pocas palabras, explica que la narrativa es una poderosa tecnología evolutiva por la cual podemos medir el alcance de nuestras acciones mediante simulaciones mentales, movernos en escenarios hipotéticos y explorar las consecuencias.
Para quien quiera indagar, un extracto de este artículo está disponible en la entrada siguiente titulada vistosamente "laboratorio".

El segundo es un texto de Jorge Luis Borges: en el prólogo a "Ficciones" (1941) el escritor asevera:
"Desvarío laborioso y empobrecedor el de componer vastos libros; el de explayar en quinientas páginas una idea cuya perfecta exposición oral cabe en pocos minutos. Mejor procedimiento es simular que esos libros ya existen y ofrecer un resumen, un comentario. Así procedió Carlyle en Sartor Resartus; así Butler en The Fair Haven; obras que tienen la imperfección de ser libros también, no menos tautológicos que los otros. Más razonable, más inepto, más haragán, he preferido la escritura de notas sobre libros imaginarios. Éstas son Tlön, Uqbar, Orbis Tertius; el Examen de la obra de Herbert Quain; El acercamiento a Almotásim."

Más razonables, más ineptos, más haraganes que el propio Borges queremos llevar su propuesta un pelo más lejos, y dejar la narrativa enteramente en el terreno mental.
Para ello suministraremos en cada entrega unos breves apuntes, de modo que el lector pueda crear sus propias ficciones: y si alguien se decide a escribirlas, desde aquí admiramos su heroísmo...


martes, 11 de enero de 2011

laboratorio de ideas


"Los humanos somos adictos a la narrativa…El neurocientífico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) Steven Pinker cree que la narrativa es una tecnología que ha resultado de extrema utilidad durante la evolución de la especie humana. Considera, con el científico de la computación Jerry Hobbs, que las novelas se rigen por los mismos principios que los experimentos científicos: 'El novelista sitúa a un personaje ficticio en una situación hipotética de un mundo que, por lo demás, es real y se rige por hechos y leyes ordinarios, y luego permite al lector explorar las consecuencias'. La función esencial de la narrativa, según Pinker, es aportar un catálogo de situaciones ficticias pero posibles, una lista de escenarios a los que, quién sabe, tal vez nos veamos sometidos algún día, y que nos viene muy bien conocer para cuando la vida se ponga otra vez a imitar al arte, como hace siempre.

El filósofo Daniel Dennett postula que los cerebros animales han evolucionado a través de tres fases. La primera es lo que él llama 'criaturas darwinianas'. El comportamiento de estos cerebros simples (imaginen el de un gusano) está predeterminado genéticamente. Si es adecuado para sobrevivir, el bicho se reproduce. Si no lo es, desaparece de la faz de la Tierra. La segunda fase son las 'criaturas skinnerianas' (por el psicólogo conductista norteamericano B. F. Skinner). Una criatura skinneriana tiene una gama bastante amplia de comportamientos posibles, pero los genera al azar. Si alguno funciona bien en una situación dada, los demás se silencian y el bicho (tal vez una abeja) sale adelante. Si la situación cambia, el bicho no muere necesariamente, como si fuera una impresentable criatura darwiniana: vuelve a desplegar al azar toda su batería de respuestas posibles, y si una de ellas funciona, vuelve a silenciar las demás. Las criaturas skinnerianas son como un mal pianista de bar: si no sabe cómo sigue la canción, prueba todas las teclas hasta dar con una que no suscite abucheos.

Los humanos, en la clasificación de Dennett, somos 'criaturas popperianas' (por el filósofo de la ciencia Karl Popper). Una criatura popperiana hace lo mismo que una criatura skinneriana, pero sólo dentro de su propia cabeza. Es decir, que prueba muchas posibles respuestas al azar, pero sólo como simulaciones mentales. Las respuestas que no funcionan en la simulación mental nunca se llevan a la práctica, lo que nos ahorra estar metiendo la pata permanentemente de manera aburrida y peligrosa. Mejor dicho, metemos la pata permanentemente, pero nadie se entera ahí fuera. Cuando una respuesta simulada mentalmente parece funcionar bien, la llevamos a la práctica...

Los sistemas teóricos ya los podemos estudiar en un tratado o en un libro de texto. Lo que esperamos del novelista es que se salte los sistemas: que nos revele una situación, un ángulo o una distancia en los que no habíamos reparado, que nutra nuestro laboratorio teatral interno con nuevas estrategias de ficción, que nos prepare para cuando tengamos que salir de nuestro cráneo y enfrentarnos al infierno de ahí fuera..."

Fragmento de "Un esquema en la cabeza" Javier Sampedro (2002)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...